Tierra

 

¡Tierra!

Juan R. Bermejo 1492

NOTICIA

Avistada caja
Tórax urgido
Noche y día
Por 2ª articulación

Medrosos párpados
De elefante
Me impiden
Acordarme de mi

Sitúan
Renglones curvos
Prietas olas
Que ansían

¿Dedicarme
Al abrazo
De tan hercúlea
Paradoja?

__________________________________________________________________

El punto justo. Como núcleo de la expresión poética. Hay casos en los que el poeta se despliega, se diversifica, recorre afluentes que acaban confluyendo. No así en la poesía de Félix Blanco. En él, la palabra se cincela en su mismo peso enunciativo, ala búsqueda siempre del núcleo poético esencial. Abandonemos incluso los artículos, bastan los nombres. El punto justo. Sin ornamentos volátiles, sin sobrecargas añadidas. No es extraño, entonces, que desde esa economía de la palabra se pueda abordar empresa tan audaz en el giro de la escritura una poética de los elementos. Una poética que desde aire, pasando por agua y fuego, culmina en esta tierra sustantiva, donde habita por siempre el deseo. En la forma, por caso, de MANZANA: “Sin ti no habría Ilíada/ Ni dilema entre Asia/ Y Europa”. El punto justo.

José Jiménez

__________________________________________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s