Etiquetas

, , ,

RANA

Recuerdo el río en el que osé dibujarme
Sin más inspiración que la piel de gallina

Soy consciente de la respiración ecuánime
Que logré abstraer de tamaña sentencia

Llegar sano y salvo hasta el borde
Opuesto que construyen las nubes caídas

Y regresar mojado a la filosofía corriente
Donde imperan algunas manos decisivas

No son sigilosos salmones enamorados
De la palabrería emboscada en un ascua

Ni gaviotas didácticas ultra enardecidas
Por el imán exquisito de los acantilados

Ni mi perro mastín de sí mismo influido
No fueron serpientes de efecto llamada

Ni lampreas higiénicas quienes eligieron
Iluminar mi figura de ida y de vuelta

Antes impulsando los espolones roncos
De que el agua famosa abra su esencia

Y luego de espaldas con igual fonética
Y semejante estilo al que recurro ahora