Etiquetas

, ,

COVIELLA

Como allí vivía una mujer muy alta
Quise edificarle sobre la que había
Una casa más alta

Pero no me dio tiempo porque la piedra
Pesa en el corazón de los canteros
Hasta la sombra de la prisa

Seres que habrían evitado el diluvio
De la queja que amartilla recuerdos
Extravagantes como no decir no a nada

Como aceptar la férrea paradoja
De ver que todo pasa
Y sucede por qué

Estos mitos no se le antojan a nadie
Pues que la vida acorta la distancia
Entre el producto y su fábrica

Así es como yo me equivoco
De amor y de oficio y me demoro
En las chispas que huyen